• Alexander Fernandez

18% de Estudiantes Universitarios sufren de Hambre


WASHINGTON- Breigh Pierce, es una ex alumna de la Universidad de Old Dominion (ODU) de 23 años. Ella tuvo dificultades en mantener los fondos necesarios para alimentarse y mantenerse activa en la universidad. "Mi primer semestre en la ODU fue muy difícil porque nadie me dijo a dónde acudir para obtener apoyo financiero, nadie me dijo a donde podía ir a comer o qué planes de alimentación estaban a mi disposición, siendo una estudiante tratando de obtener una educación universitaria con ayuda financiera. Como resultado, hubo muchos días que no tenía suficiente dinero para alimentarme. Mi GPA bajó a un 1.7, y me costaba concentrarme en clase", dijo Pierce.

La situación de Pierce no se limitaba a unos pocos. Ella sabía de muchos otros estudiantes que sufrían de hambre al igual que ella. Se negó a socializar debido a la "vergüenza" de no tener los suficientes fondos para nutrirse o mantenerse.

"Estábamos viendo algunos datos que demuestran cuán grave es el problema de la inseguridad alimentaria en campos universitarios", dijo David Silberberg, Asistente Legislativo para Rep. Judy Chu D-CA.

El 13 de marzo de 2019, la Representante Judy Chu D-CA presentó un proyecto de ley a la Cámara de Representantes. Ley de reducción del hambre Universitaria de 2019. El hambre entre los campos universitarios es una crisis nacional. De los 3.3 millones de estudiantes que tienen derecho a el programa de nutrición suplemental, 2 millones de estudiantes dicen que no reciben ningún beneficio. La falta de terminología apropiada hace difícil entender la gravedad de la crisis. El Congreso y otras agencias del gobierno se refieren al hambre como "inseguridad alimentaria".

El Congreso estanco un proyecto de ley destinado para la ayuda a la crisis de hambre para estudiantes universitarios. En junio 14 del 2018, la propuesta presentada de Ley de reducción del hambre Universitaria de 2018, quedó paralizada. La Oficina de la Responsabilidad del Gobierno – Government Accountability Office (GAO) publicó un informe en el que afirma que más del 18% de todos los estudiantes universitarios en EE.UU. padecen de hambre.

El propósito de la Ley de reducción de hambre Universitaria de 2019 es cómo harían a las instituciones de educación superior elegibles para subvenciones a proyectos comunitarios de alimentos (PCA).

"PCA subsidios son otorgados por el Departamento de Agricultura y están diseñados para ayudar a los destinatarios a iniciar o ampliar programas autosostenibles contra el hambre", dijo Silberberg.

El Congreso había recibido informes de la GAO confirmando un incremento del hambre entre los estudiantes universitarios. Encuestas de la GAO muestran que la "inseguridad alimentaria" afecta a los estudiantes de universidades de toda gama, desde las universidades más prestigiosas, privadas, públicas a las universidades de dos años. El espectro de los estudiantes afectados muestra ser de distintos orígenes étnicos y condición económica, la mayoría de los afectados están en el rango de bajos ingresos.

El hambre no es la única amenaza que un estudiante enfrenta. El informe de la GAO no abordó la cuestión de la nutrición. Sin embargo, el hambre es causa de complicaciones de salud y amenaza la vida de muchos estudiantes de acuerdo a la Clínica Mayo. Consecuencias del hambre incluyen depresión y ansiedad, que Pierce declaró padecía durante el primer semestre. Problemas sociales y de relaciones también pueden ocurrir debido a la mala nutrición.

"La inseguridad alimentaria está asociada con la obesidad. Esto es debido a que quienes luchan para procurarse alimentos deben tomar decisiones nutricionales indeseables, subsistiendo en cajas de Chef Boyardee o atiborrando con el menú de un dólar de Taco Bell. Las opciones gastronómicas más económicas son casi siempre las menos nutritivas" dijo David Tomar, el mejor colaborador de TheBestSchools.org, en un artículo para la revista The Quad Magazine.

Muchas universidades tratan de abordar el incremento del hambre entre los estudiantes universitarios, proporcionando despensas de alimentos en las universidades. Estas despensas dependen de donaciones y fondos obtenidos por medio de publicidades para informar a los estudiantes sobre la disponibilidad de alimentos.

Las donaciones vienen típicamente en forma de latas de conservas y productos secos que suelen tener una vida útil más prolongada. Estos productos anulan el hambre, pero no ayudan con el problema de la nutrición. La demanda de asistencia alimentaria de emergencia aumento en un rango de 28.6% a 37.7%, según Alimentando a los Hambrientos de América: Los Hechos, sin embargo, la falta de alimentos frescos disponibles dentro de las despensas es lamentable para muchos estudiantes.

"La comida es como un compuesto farmacéutico que afecta el cerebro." El Dr. Fernando Gómez-Pinilla, un profesor de neurocirugía de la UCLA y Ciencias Fisiológicas, dijo en una entrevista en la Sala de Prensa de la UCLA.

Los estudiantes pueden no estar conscientes de que su universidad ofrece una despensa de comida, Gómez-Pinilla dijo, lo que lleva a muchos estudiantes a pasar hambre debido a la falta de conocimiento de lo que está disponible en su campo universitario.

"A mí no me dijeron de los recursos disponibles en el campo universitario como una despensa de comida cuando comencé el semestre. No fue hasta mi segundo semestre cuando una empleada del comedor de ODU me vio entrando furtivamente para comer, y ella me permitió continuar comiendo. Un estudiante normalmente tiene alrededor de 300 a 400 pases de comida disponibles. En casa, mi familia vive con subsidios del gobierno, por lo cual elegí el plan de comidas más barato que constaba de 80 pases de comida, los cuales ni siquiera me alcanzaron para llegar a la mitad del semestre. Terminé almacenando comida y racionándola para sobrevivir", dijo Pierce.

Los estudiantes están dispuestos a apoyar sus campos universitarios y despensas de alimentos. Si las universidades suplieran y distribuyeran información sobre cómo involucrarse en la despensa de comida local y cómo se podría calificar para recibir sus beneficios, esto aliviaría muchos temas relacionados con el hambre.

"Creo que “el mercado" debería tener más publicidad porque nunca he oído hablar de él y definitivamente hay cosas que mi familia me enviaba que me gustaría donar. Yo probablemente no lo usaría porque no lo necesito, y quiero dejarlo para las personas que si lo necesitan. Deseo que "el mercado" sea más conocido", dice Riley Kivett, estudiante de Escuela de Ciencias Internacionales (SIS) en La Universidad Americana (UA).

Ingredientes frescos es lo que muchos estudiantes desean al considerar sus opciones de alimentos. Los alimentos frescos es algo que las despensas de alimentos universitarias tendrían un desafiado en ofrecer.

"Si no es comida rápida o alimentos congelados, son ingredientes frescos, que son más difíciles de obtener debido a que es caro comprar ingredientes frescos para cocinar una comida fresca, por lo que tiendo a comer más comida rápida. Sin embargo, los padres de mi compañero de cuarto nos mandan cajas de Hello Fresh dos veces cada mes, las cuales comparte conmigo y reforzamos vínculos durante la preparación de la comida" dijo Tyler, un estudiante de cuarto año de la Universidad de Alabama (UA).

El dinero siempre ha sido un factor importante para muchos estudiantes de secundaria y universitarios. Los fondos necesarios para comer y mantener una dieta balanceada y nutritiva es una lucha continua para muchos estudiantes con un presupuesto limitado.

"Este hallazgo es compatible con encuestas anteriores realizadas por UC en 2012 y 2014 que reveló que el 26 por ciento de 150.000 estudiantes universitarios se saltaban comidas para ahorrar dinero." Según el ex ayudante del Cirujano General; Primer Subsecretario Adjunto para la salud de la mujer; el Contralmirante, USPHS (ret.); Senior Fellow, New America Foundation Susan Blumenthal, dijo en un informe realizado por el Centro para el derecho y la política social (CLASP) nacional, no partidista, organización sin fines de lucro avanzando soluciones políticas para personas de bajos ingresos.

La Ley de reducción de hambre Universitaria de 2019 es una ley bipartidista que podría no ser aprobada por el Congreso, pero esta asociada con la alimentación de América, desaparecr el hambre, MAZON: La reacción judía al hambre, el colegio y la Universidad Food Bank Alliance, la red de recuperación de alimentos, y EE.UU PIRG apoyandolo. Con estos avales, existe una mayor posibilidad de que el proyecto de ley se convierta en un derecho que ayudaría a una nación de estudiantes a mantener estable el plan alimenticio.



Por Alex Fernández



13 views

Subscribe to Our Newsletter

  • Instagram